5-NIELSOL.jpg

Ni el sol ni la muerte pueden mirarse de frente